Los protocolos de actuación cuando una mujer llega de parto pueden ser diferentes de una maternidad a otra, incluso de un equipo profesional a otro. Por eso es importante elaborar un plan de parto para indicar cómo queremos ser atendidas, y expresar nuestras preferencias, necesidades, deseos y expectativas durante el proceso.

El plan de parto se puede preparar en cualquier momento de la gestación, pero lo ideal es rellenarlo y entregarlo en una maternidad entre las semanas 28 y 32, después de haber consultado con nuestra matrona o ginecólogo nuestras posibles dudas e inquietudes. Pero no debemos preocuparnos si no estamos seguras de alguna cosa; el plan podrá ser modificado hasta el mismo día del alumbramiento. No obstante, hay que tener en cuenta que el plan de parto no se trata de planificar cómo se desarrollará el nacimiento, ya que podrían surgir circunstancias imprevistas, y el equipo médico nos aconsejará sobre la mejor actuación.

Estos son los datos más importantes a rellenar en el plan de parto:

        Dolor: ¿queremos ser medicadas para paliar los dolores del parto lo máximo posible o preferimos un parto sin medicación? Entre ambas opciones hay una amplia gama de remedios contra el dolor como, por ejemplo, meterse en una bañera de agua caliente o recurrir a la acupuntura, si el hospital cuenta con los recursos necesarios.

        Acompañante: ese día necesitamos que quien esté a nuestro lado sea alguien que nos dé mucha confianza y con quien nos sintamos cómodas y apoyadas. No tiene que ser obligatoriamente el padre, sino que puede ser un amigo o un familiar. Incluso podemos indicar quién no queremos que esté, ya que hay gente que puede agobiarnos y ponernos nerviosas en este momento tan delicado. Con este documento podremos dejarlo todo por escrito y expresar nuestros deseos a nuestros familiares.

        Durante el parto: podemos pedir que no nos rasuren el vello púbico, que no nos hagan episiotomía, que no nos pongan un enema, elegir el lugar y la posición en que queremos dilatar, o que no nos suministren oxitocina sintética si no es estrictamente necesario.

        Tras el parto: entre otras cosas, podemos elegir donar la sangre del cordón umbilical, y que lo corte nuestro acompañante o nosotras mismas, siempre que las circunstancias lo permitan. También podemos decir si queremos realizar los cuidados e higiene del bebé, o que los realice nuestro acompañante. Si estamos pensando en dar el pecho, queremos que se alimente al bebé con leche de fórmula, o aún no lo tenemos claro, también podemos aprovechar este momento para comunicarlo.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Pinche el enlace para mayor información Política de Cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
Share This